Ayer un grupo de miembros de nuestro taller recibíamos la visita de Belén Suárez Prieto, Premio Progreso 2014 por su proyecto de desayunos, ningún niño sin desayunar al cole, en su barrio de Oviedo, el Antiguo, que dió por finalizado en el momento en que esa necesidad se vio cubierta por la actuación de la nueva coporación municipal ovetense. Parecía, así lo había asegurado, que sus pasos de “obrera cívica” no iban a encaminarse más por esa dirección pero estaba visto que las necesidades de su prójimo no la iban a dejar descansar.

Tras un breve período en el que dedicó sus esfuerzos a su pasión musical y a organizar conciertos, ofrecer charlas, escribir y disfrutar de la música que le gusta, cosas a las que no ha renunciado, volvió sobre sus pasos y de los desayunos pasó a las meriendas y a las cenas navideñas. Como no podía ser menos a la parte alimenticia se une su tarea de proporcionar algunas otras cosas que para algunos son de uso cotidiano pero que para muchas personas suponen un esfuerzo al que, en ocasiones, no llegan, algo tan aparentemente banal como compresas higiénicas femeninas o pañales para niñas y niños, y en estas fechas procurar algunos juguetes para que quienes necesitan entregar a sus hijas e hijos ese pequeño detalle que hace una infancia feliz puedan hacerlo

Nuestra Logia no podía quedar indiferente ante un trabajo que se encuadra perfectamente en el mandato de nuestros fundadores y así, ayer 19 de diciembre, la recibíamos en nuestra casa para entregarle la aportación que con nuestros medios nos podemos permitir, no es importante la cantidad pero sí sabemos que tendrá el mejor destino posible en sus manos, no necesitamos ningún papel que nos lo demuestre, la conocemos de sobra.